Others languages Bandera anglesa
Français
Deutsch
Español
English
Italiano
Português
Galego
Japanese
Àrab
Chinese

Article d'Opinió

Dimarts, 18 de desembre del 2018

Viure be respectant els límits del nostre planeta

En aquest article, Alexandra Farbiarz parla dels resultats del Tercer informe anual sobre l'aplicació del VII Programa de Medi Ambient de la Unió Europea, basat en una trentena d'indicadors que permeten valorar fins a quin punt els països de la UE estan fent els deures que imposava aquest programa pel septenni 2013-2020.
¿Estamos haciendo bien los deberes en materia ambiental en la UE respecto a los objetivos que nos planteamos en 2013 mediante el VII Programa de medio ambiente?

Recordemos que  es el documento marco sobre el que se rigen las líneas que dan la dirección de las políticas ambientales de la Unión Europea y que propone objetivos con sus correspondientes indicadores para poder hacer un seguimiento sobre la aplicación del mismo.

El informe objeto de este post, titulado “Informe 2018 de indicadores ambientales” realizado por la Agencia Europea de Medio Ambiente examina hasta qué punto las 3 primeras grandes metas que se quieren alcanzar con el Programa se están logrando. De acuerdo con la Decisión nº 1386/2013/UE  de 20 de noviembre de 2013, relativa al Programa General de Accio?n de la Unio?n en materia de Medio Ambiente hasta 2020 «Vivir bien, respetando los li?mites de nuestro planeta», los objetivos prioritarios del citado Programa son:

a) proteger, conservar y mejorar el capital natural de la Unio?n;

b) convertir a la Unio?n en una economi?a hipocarbo?nica, efi­ciente en el uso de los recursos, ecolo?gica y competitiva;

c) proteger a los ciudadanos de la Unio?n frente a las presiones y riesgos medioambientales para la salud y el bienestar;

d) maximizar los beneficios de la legislacio?n de medio ambiente de la Unio?n mejorando su aplicacio?n;

e) mejorar la base de conocimientos e informacio?n de la poli?­tica de medio ambiente de la Unio?n;

f) asegurar inversiones para la poli?tica en materia de clima y medio ambiente y abordar las externalidades medioambien­tales;

g) intensificar la integracio?n medioambiental y la coherencia entre poli?ticas;

h) aumentar la sostenibilidad de las ciudades de la Unio?n;

i) reforzar la eficacia de la Unio?n a la hora de afrontar los desafi?os medioambientales y clima?ticos a nivel internacional.

Respecto a los objetivos del presente informe, se utilizan 29 indicadores para medir si llegamos o no a aplicar lo necesario para alcanzar los mismos

Hay que advertir que este informe no profundiza sobre la incidencia de la aplicación de la normativa ambiental en el cumplimiento de los objetivos objeto de estudio.Así pues, globalmente, a fecha de hoy, no parece que la UE esté en condiciones de alcanzar las metas que se había propuesto para vivir bien sin superar los límites que el planeta puede sostener en el 2020.

La dificultad en la aplicación de la legislación ambiental se explica por:
- La falta de coordinación y la mejora de la comunicación entre autoridades, entidades, profesionales del sector para abordar las debilidades actualmente detectadas en el marco de la aplicación de la normativa ambiental.
- La necesidad de diagnosticar mejor las dinámicas que existen en la implementación de la normativa ambiental para concretar las problemáticas y dar una respuesta más efectiva a las mismas.
- Ampliar los recursos existentes tanto a nivel material como de personal resulta urgente si es que realmente se quiere abordar una mejora de la aplicación de la normativa ambiental.

No es ocioso advertir que cuando el propio programa alerta de la necesidad de aplicar correctamente la legislación ambiental para poder avanzar en los objetivos del marco del VII programa, lo que está reconociendo es, precisamente, su falta de cumplimiento. Consciente de dicho imponderable, la Comisión Europea publicó una Comunicación en enero de 2018 titulada "Acciones de la UE para mejorar el cumplimiento ambiental y la gobernanza."

Para finalizar, además de las repercusiones sobre la salud y el medio ambiente, recordemos que, en un estudio realizado en 2011 encargado por la Comisión Europea: "Los costes de no aplicar el acervo ambiental" , se estimaba que, indicativamente, los costes de las brechas de implementación en relación con los objetivos legalmente vinculantes en ese momento, podrían rondar los 50 mil millones de euros anuales. Con lo cual, la no aplicación de la normativa ambiental acaba repercutiendo directamente sobre el conjunto de los ciudadanos europeos.

Pueden acceder al informe completo de la Agencia Europea de Medio Ambiente en este enlace.



Comparteix aquest article

Eco PDF e-mail Twitter Facebook